Seguidores

NUESTRO SONIDO PERSONAL

Publicado por GDS

Ayer 7 de enero realizaba El profesor D. Bruno Pujol, de la Nebrija Business School la ponencia “Contextualización de la obra El Mesías de G.F. Handel”.

Durante la introducción por parte del Director de la Escuela de Negocios el señor Carlos de Benito, se pincelaba la vinculación de hombre y el tiempo, tratando con este particular razonar y explicar a los presentes la razón de que la Escuela de Negocios se embarcara en la ponencia.

Es por esto que tomando en consideración época/tiempo se hacía mención a contemporáneos que se destacaron como Adam Smith, uno de los máximos exponentes, si no el mayor, de la economía clásica.

La música de hecho es el arte de bien combinar los sonidos en el tiempo.

A Handel le llamaban el gran improvisador.

Hacía la diferencia, innovando con sonidos poco habituales, o más bien atípicos a los que estaban acostumbradas las clases dominantes de ese entonces (la nobleza y los mecenas), abocándose a satisfacer los gustos y necesidades del público.

Se arriesgó a ser para su época un compositor moderno, aplicando a su música a través de las voces de los intérpretes, sonidos de la naturaleza como los del ruiseñor.

El recreaba en base a lo habitual. Rompía patrones, incorporando elementos alegres y bellos.

También se atreve a embarcarse en posibles fracasos que afortunadamente solo fueron momentáneos dentro del ámbito de la música religiosa, pues pasado el tiempo se han convertido en piezas magistrales y únicas como es el caso de su obra El Mesías.

Esas maravillas posicionadas como fracasos, provocaron en él, un efecto emocional interno que le condujo a una parálisis, dictaminada por su médico, como la muerte física del músico que llevaba dentro, pero que fue superada debido a una extrema fuerza de voluntad, que le hizo recuperarse para proseguir la dedicación exhaustiva de su pasión “La composición de música”.


Numerosas intervenciones en diferentes ámbitos de la vida y dentro del estratégico mundo del marketing tratan de fomentar valores como el de la diferenciación.

Handel lo era para su época. Sin embargo solo por el hecho de no rendirse, ser dedicado y mantener firme su esfuerzo continuo, pudo lograr ser reconocido.

El único lugar donde la palabra éxito está primero que el trabajo, es en el diccionario.
Dedicarse continuamente, ofrece cierta garantía aunque no absoluta de que los resultados serán favorables.

Lo que se libera de nuestro interior, es nuestro sonido personal, materializado en diversas formas.

Aquí les dejo dos interpretaciones del Mesías, forma en que Handel, materializó su interior.
video video

1 comentarios:

  1. guidina dijo...

    Ciertamente la palabra NO es muy motivadora. Me hubiese gustado que pusiera más ejemplos de estos casos, a pesar de ello el artículo sí llama la atención. Tengo un caso bien particular que nunca olvido. Hace un tiempo cuando ni se soñaba con el correo electrónico, si se le preguntaba a la gente cómo era la Tierra? La pregunta obvia para los tiempos de hoy, tenía una respuesta cuadrada. Este es uno de esos casos cuando una gente sigue su sonido personal, pero está errado. Una partida de gente loca comenzó con esto y volvió a todo el mundo loco y cuadrado también. Decir lo contrario era pecado.

    Aún así vino otra persona, gracias a Dios, con otro sonido interior -este era Galileo Galilei- que cuando le preguntaron lo mismo dijo que era redonda. Sólo por esto fue perseguido y enjuiciado, y negar su creencia.

    En breve esto fue lo que paso en el tribunal:

    Ante el tribunal no había más que escoger entre dos caminos, negar su creencia de “la herejía” de que la tierra es redonda o morir, pasado el tiempo pedido por el acusado, el jurado pidió la resolución.
    Sus palabras fueron: “Yo niego ante el jurado aquí presente que he hablado herejía. Y se escucha una voz: “suéltenlo”.
    Sin embargo al salir de su juicio, Galileo Galilei se dice a si mismo: “Y sin embargo se mueve”.

    No sé que pasa en la vida pero para triunfar hay que fracasar, es algo muy contradictorio pero así funciona. Los Sí, Los No, Los Sí que son No y Los No que son Sí. Me gustaría ver un artículo tratando esto.